Esta subespecialidad pediátrica siempre me llamo la atención desde mi formación de pre-medicina…. La primera vez que vi un ser humano que pesaba 700grs me enamore de la fragilidad y lucha por la vida que puede tener un hijo prematuro… desde ese momento luche por ser NEONATOLOGO (Especialista en bebes recién nacidos) sin importar su condición ni peso, malformaciones, infecciones, desnutrición materna, drogadicción, abuso, etc, etc y etc… que condicionaron a una nueva vida a salir a este mundo antes de tiempo o ya enfermos sin haber llorado por primera vez en un estado fisiológico inaceptable para la vida y su función.

Considero personalmente que no existe una rama médica en que debes ser tan exacto y concentrado para devolverle a lo imposible la oportunidad mas preciada que es la de RECIEN VIVIR, gracias a esta experiencia pediátrica aprendí que muchas enfermedades, tristezas y esperas largas pueden llegar a un feliz termino y un niño imposible estar en casa con sus padres.

Para terminar, no hay mejor mirada o abrazo a un dedo que la que de da un bebe agradecido por las horas de guardia contínua que le dedicaron los neonatólogos en salvar la vida y cuando se va a casa.
Y no hay peor desgracia que el fracaso de perderlos después de tanta labor porque la vida fue hecha para bebes que nacen bien… y para otros lo difícil de VIVIR empieza antes de nacer…..
Dr. Augusto Monge Ciudad.